EN  /  ES

1/28

MUSEO NACIONAL DE LA MEMORIA

El Museo Nacional de la Memoria (MNM) parte de la premisa de la que la compleja, confusa y cambiante historia de nuestro largo conflicto no debe en modo alguno se contada dentro de la narrativa habitual de un museo, en el que los hechos aparecen ya sea separados de modo estanco en galerías individuales conectadas por una circulación exterior y en donde las historias aparecen separadas, o de modo lineal en espacios interconectados en los que la narrativa lleva del punto A al punto B.

 

En su lugar nuestra propuesta espacializa la complejidad de nuestro conflicto, para esto es necesario eliminar la idea de una gran sala individual compartimentada, reemplazándola por una serie de pequeñas salas concatenadas, y divididas sutilmente unas de otras a través de la luz cenital que penetra el edificio y por unas esbeltas columnas metálicas, en una estrategia que permite que el visitante se encuentre inmerso en un espacio en que las historias se entrecruzan, un espacio en el que es imposible entender un hecho aislado asépticamente uno de otro, y en el que el recorrido no podrá ser concebido en modo alguno como un hecho separado de la historia y que se da siempre de la misma manera, así generamos múltiples recorridos y narrativas que se tejen y entrecruzan.

 

Una gran plaza, de carácter metropolitano, recibe al visitante del proyecto,  quien al iniciar el recorrido hacia el museo va paulatinamente pasando de esta gran escala a otra de carácter más íntimo constituida por una serie de pequeñas plazas, y en las cuales irrumpe inesperadamente un gran vacío de 600m2 y 9 metros de profundidad en una manifestación física de la ausencia, de lo que ya no está.

Como hemos dicho antes, el conflicto colombiano no solo ha sido prolongado en el tiempo sino que por esto mismo es cambiante, confuso, con actores que aparecen y desaparecen, y con verdades que aún desconocemos; también es fundamental entender que aún está en curso, y que tristemente las historias del mismo suceden en este mismo instante.

 

Por tanto la estructura espacial propuesta para el MNM no puede en modo alguno estar anclada a lo que en este momento conocemos de lo que sucedió sino que debe permitir la llegada de nuevos relatos, realidades y puntos de vista. Para ello hemos concebido el edificio como una estructura abierta que cuente simultáneamente muchas realidades y que habla de multidireccionalidad, permitiendo la división del espacio en salas o el activar porciones pequeñas del edifico.

 

ESTADO: Anteproyecto concurso 2015

LUGAR: Bogotá D.C., (BG), Colombia

ÁREA CONST: 17.951 M2 

CLIENTE: Centro Nacional de Memoria Histórica

DISEÑO: Taller Síntesis + Arq. Lina Flórez

RECONOCIMIENTOS: Segundo lugar concurso público