EN  /  ES

1/30

PARQUE EDUCATIVO SABERES ANCESTRALES.

Vigía del Fuerte es un municipio antioqueño ubicado a las orillas de rio Atrato en la frontera con el departamento del Chocó. Es un municipio con unas fuertes particularidades climáticas, de comunicación, topográficas, etc. que obligan a desmontar esquemas predispuestos y a operar de una forma totalmente particular para este lugar y no replicable en ningún otro. Este municipio fue seleccionado por la Gobernación de Antioquia, Colombia, en el año de 2013 para albergar uno de los primeros 40 parques educativos que se construirían en el departamento.

 
Vigía del fuerte este configurado tanto por la selva húmeda como por el rio Atrato, el cual en la época de lluvias anual abandona su cauce inundando año tras año al municipio, esto ha llevado a los pobladores a construir sus casas de forma palafítica, elevándose un metro sobre el nivel del suelo para disminuir el impacto de la inundación en sus hogares. Lo palafítico es el elemento fundamental de los componentes que definen la arquitectura histórica del lugar: fachadas que permiten la circulación del viento, cubiertas de elevadas pendientes y grandes aleros, materiales ligeros que no obliguen a un suelo de poca capacidad a cargar grandes pesos, etc.


El parque educativo que retoma los elementos típicos antes mencionados, reinterpretándolos y potenciándolos a través de materiales adecuados a las condiciones del lugar, pero que a la vez garanticen una larga duración en el tiempo, es un proyecto que resulta de la suma de dos de las casas típicas de Vigía del Fuerte dispuestas una al lado de la otra, dos casas palafíticas que se elevan dos metros con cincuenta del terreno, alejándose del nivel máximo histórico de inundación (1.6 m), y que se desplazan ligeramente una con respecto a la otra en planta, marcando con este movimiento los accesos del parque educativo, en un costado, el más público, una gran rampa, único elemento que toca el suelo y que sirve a su vez de gradería hacia la primera plaza con que contara el municipio, y que también hace parte del proyecto. 

En el costado opuesto, el más privado, una pequeña gradería que desciende hasta el nivel de las calles del municipio, levantadas como dijimos antes un metro del suelo. El centro de las dos casas se vacía para generar un patio interior, el “patio del sabedor”, un espacio público cubierto, que protege tanto de las lluvias como del fuerte sol y que es una sola cubierta bajo la cual pueden estar juntos todos los habitantes de Vigía del Fuerte. 

 

Los demás elementos del parque educativo siguen la misma premisa de adaptarse y reinterpretar el lugar, las fachadas del parque son celosías que permiten el cruce continuo de vientos manteniendo frescos los espacios interiores. Las cubiertas permiten recolectar el agua lluvia para garantizar el consumo interno del proyecto, a la vez que sus grandes aleros protegen los espacios de la lluvia y del sol. Los materiales seleccionados son de mínimo mantenimiento, cerramientos en madera inmunizada, que únicamente necesitara un lavado periódico, del clima, losa y palafitos en concreto pulido tratados para soportar las continuas inundaciones, estructura superior en acero corten que soporta sin deteriorarse las exigentes condiciones climáticas del municipio.

ESTADO: Diseño 2013 - Construcción 2014

LUGAR: Vigía del Fuerte, (AN), Colombia

ÁREA CONSTRUIDA: 894 M2

ÁREA ESP. PÚBLICO: 4613 M2

CLIENTE: Gobernación de Antioquia (VIVA), Fundación Fraternidad y Fundación Berta Martínez.

DISEÑO: Taller Síntesis + Arq. Diana Herrera + Arq. Mauricio Valencia

RECONOCIMIENTOS:

Premio nacional de arquitectura XXIV Bienal Colombiana de Arquitectura

Primera Mención Internacional Bienal Panamericana de Quito 2014

Proyecto Ganador X Bienal Iberoamericana de Arquitectura